jueves, 10 de julio de 2014

Fin de primer ciclo

Entrenamiento del ciclista · Fin de primer cicloLa temporada competitiva es muy larga, por eso debemos estructurarla bien para poder abarcarla en su totalidad sin síntomas de “pasada de rosca”. Son esas sensaciones típicas, que muchos ciclistas sufren en alguna ocasión, de falta de ganas por entrenar, el pulso no sube, hace calor,… Hemos competido mucho y el cuerpo nos pide un pequeño descanso, pues quedan todavía por delante muchos meses de competiciones.

Muchos circuitos de carreras son conocedores de esto y en su programa incluyen dos ciclos, terminando en muchos casos el primero de ellos en este mes de julio.

martes, 17 de junio de 2014

Parar por lesión

A muchos nos ha pasado alguna vez. Empiezas la temporada, haciendo las cosas bien desde el principio, respetas las fases del entrenamiento, consigues una progresión adecuada, coges ritmo de carrera con algunas citas menos importantes y de repente, por culpa de una lesión, caída, infección,… tienes que parar. La cita más importante del año está a pocas semanas y en tu cabeza aparecen esas sombras, las que te dicen que abandones, que el año está perdido, que no harás un buen papel,…

lunes, 2 de junio de 2014

Las pruebas de larga distancia

Entrenamiento del ciclista · Los 10.000 del soplaoEn el ciclismo, al igual que en otros deportes de resistencia, dependiendo de la distancia de la prueba que nos hemos propuesto vamos a entrenar de una manera o de otra.

Las carreras cortas, explosivas, de 30 ó 40km de btt, o las máster en carretera, se entrenan con mucho menos volumen de kms que un maratón btt o prueba cicloturista de longitud superior. Y éstas últimas con esfuerzos más contenidos que las primeras.

miércoles, 21 de mayo de 2014

Tu bicicleta, siempre a punto

¿Cuántas veces nos hemos encontrado con una avería en pleno entrenamiento o competición y hemos tenido que irnos a casa frustrad@s sin poder haber dado todo lo que teníamos? Tener la bicicleta a punto no es una opción, es indispensable para poder afrontar cualquier reto, ya no sólo por la posibilidad de tener que abandonar, sino porque uno rinde mejor cuando sabe que la máquina está en su punto, que la cadena gira sin oposición, suave, que cae en el siguiente piñón sin esfuerzo y con un simple “clack”,… y que confía en que en el más divertido de los descensos sólo tiene que mover un dedo para frenar y poner la bici donde quiere.